Debe ser compromiso de las llamadas fuerzas vivas de la ciudad y así respaldar a la autoridad de Gobierno Municipal

Nuevo Laredo debe contar con un proyecto permanente de crecimiento y desarrollo, el que debe ser sostenido y aplicado por cada una las administraciones de Gobierno Municipal en turno, recomendó el empresario constructor Javier “Pipo” Peña Osornio.

Javier Claudio / LA RED DE ALTAMIRA

NUEVO LAREDO.- Nuevo Laredo debe contar con un proyecto permanente de crecimiento y desarrollo, el que debe ser sostenido y aplicado por cada una las administraciones de Gobierno Municipal en turno, recomendó el empresario constructor Javier “Pipo” Peña Osornio.

Destacó que es una premura que cada administración que tome las riendas de la ciudad tenga actividad inmediata a desarrollar con la finalidad de apurar las necesidades que tiene la ciudad.

Mencionó que, para crear esta planificación, se debe tener la participación de las fuerzas vivas de la ciudad, como son Colegios, Cámaras, Organismos y ya integrado, entonces pasarlo por cabildo y llevarlo hasta el Congreso del Estado.

“Estamos proponiendo una verdadera participación y profesionalización a fin de confeccionarlo adecuadamente para darle la cimentación y así asegurar el cumplimiento en la intensión de que no seas removido cuando se vaya ejecutar”, señaló.

Detalló que con la honestidad que esto merece y el amor por la ciudad, cada administración que llegue debe tener un análisis de la anterior lo que considere un buen proyecto de beneficio a la ciudadanía, retomarlo para su aplicación y continuidad de éxito.

“Sin distingo alguno, la mayoría de la administración han tenido un programa de beneficio social de éxito, el que podría hacerse perdurar en la siguiente gestión, sin celo alguno y sí pensando en el beneficio del ciudadano”, comentó Peña Osornio.

Consideró el empresario constructor que la integración de un proyecto de desarrollo a futuro para la ciudad, bajo la encomienda de cumplimiento por ley con la participación de comerciantes, dará la certeza y confianza para saber por dónde debe ir el crecimiento citadino.

Expresó que un plan de crecimiento urbano hacia futuro, hecho con profesionalización, bien sustentado en la ley y sin celo político para darle cumplimiento, debe ser compromiso de las llamadas fuerzas vivas de la ciudad y así respaldar a la autoridad de Gobierno Municipal.