Por Jaime Luis Soto

  • – Victorenses exigen limpia total en la alcaldía
  • – En Morena se dan hasta con la cubeta

La alcaldesa PILAR GÓMEZ no llegó con la espada desenvainada como muchos creyeron pero eso no significa que los actuales directores municipales seguirán muy campechanamente en sus puestos.

Todo es cuestión de diplomacia: PILAR aseguró que está haciendo una evaluación de esos directores para saber quiénes se quedan y quienes se van. Insistimos, es para guardar las formas porque es evidente que habrá una limpia total en la estructura de gobierno de la capital del Estado.

Y es que el asunto no era llegar y decirles ¡sáquense de aquí! Primero hay que ver como están las direcciones a su cargo pues ahí tiene Usted al todavía tesorero ALFREDO PEÑA RODRÍGUEZ quien sin pudor ni vergüenza alguna aseguró que en caja solamente hay 18 millones de pesos.

¿Y lo demás dónde se invirtió…?

Lo peor: Todavía faltan tres largos meses para que concluya este año y son muchas, muchísimas las obras y acciones que PILAR debe emprender para demostrar que sí es una buena alcaldesa.

PILAR sabe bien que los victorenses están siguiendo con mucha atención sus movimientos y lo que vaya a hacer. Ya advirtió que no habrá borrón ni cuenta nueva, pero el siguiente paso es demostrar que está hablando en serio.

Volviendo con PILAR, se le ve entusiasmo por hacer bien las cosas. Pero del dicho al hecho hay mucho trecho. Por lo pronto, ya está empezando a demostrar un nuevo estilo de gobernar a Victoria.

De aquí a Navidad se verá si le funcionaron sus estrategias…

Una cosa es muy cierta: PILAR no debe de tardarse mucho en cambiar a aquellos directores municipales que son unos ineptos y nombrar a nuevos funcionarios que sí quieran hacer bien las cosas en beneficio de Victoria.

A la alcaldesa no le debe temblar la mano para remover a aquellos funcionarios que no quieran trabajar y que sueñan con seguir disfrutando de las miles del presupuesto municipal dándole vuelo a la holgazanería.

Mientras que a nivel nacional sigue dando tumbos y más tumbos el proceso para renovar la dirigencia de Morena luego de que trascendió un presunto proyecto de uno de los magistrados del Tribunal Electoral para aplazar la renovación hasta después de las elecciones del 2021.

El argumento sería que no existen las condiciones adecuadas para elegir a la nueva dirigencia. El que andaba feliz como una lombriz con ese trascendido era ALFONSO RAMÍREZ CUÉLLAR pues eso significaba que seguiría al frente del partido durante todo el proceso electoral para despacharse con la cuchara grande.

Sin embargo, todo quedo en meros rumores de que suspendería la encuesta que realiza el INE para elegir a quienes ocuparán la presidencia y secretaría general de Morena. El proceso sigue pésele a quien le pese.

Recordemos que la encuesta concluye el jueves 8 de octubre y los resultados se darán a conocer el día 10. Entonces sí: Agárrense que ahí viene el verdadero espectáculo entre las tribus que hay hacia el interior de Morena.

MARIO DELGADO Y PORFIRIO MUÑOZ LEDO se van a despedazar, ya lo verá…